Quienes Somos

Proyecto Educativo Institucional

Colegio San Diego de Alcalá

  El colegio San Diego de Alcalá pertenece a la Fundación Juan XXIII, institución educacional de derecho público, que se rige, en cuanto a su disposición, por las disposiciones del Código de Derecho Canónico, por ser dependiente del Obispado de la Diócesis de Los Ángeles.

El fin u objetivo de la Fundación es promover y entregar formación y enseñanza cristiana y de calidad a niños y jóvenes; contribuir en la tarea de la educación chilena, de la misión educadora de la familia y al desarrollo cultural, de acuerdo a las modalidades, principios y disposiciones de la iglesia Católica.

El Colegio San Diego de Alcalá se encuentra ubicado en la provincia de Bío Bío, Octava Región, específicamente en la comuna de Tucapel. Localidad Huépil.

Es un Colegio particular subvencionado, que imparte educación en los niveles Pre – Básica, Básica y Enseñanza media, distribuidos en un curso por nivel de Enseñanza.

Fue fundado en 1990, con el nombre de “Escuela Parroquial San Diego de Alcalá” por el entonces, cura párroco de la parroquia San Diego de Tucapel, Rvdo. José Bogliolo, como una alternativa de formación cristiana para los hijos de las familias de la comunidad de Huépil y sus alrededores.

Sus inicios fueron humildes pero con un gran espíritu de superación: contaba con apenas dos aulas y bajo la dirección de la Congregación las Pequeñas Hijas de los Sagrados Corazones de Jesús y María hasta el año 1997; siempre con la atenta mirada del Padre José, su fundador.

En 1998 las Carmelitas Misioneras recibieron el relevo de esta hermosa misión. En este mismo año aceptamos el desafió, junto a la Fundación Juan XXIII para postular al financiamiento fiscal para la ampliación de nuestra estructura física y de esta manera, lanzarnos al otro gran desafió de la reforma: la Jornada  Escolar completa. Esta nos permite desarrollar más y mejor las potencialidades y la creatividad de cada alumno y hacer vida los valores como la responsabilidad, la constancia, el respeto y la solidaridad. Que sustentan toda convivencia humana y en especial los valores del Evangelio.

Nuestro establecimiento con toda su gente ha hecho grandes esfuerzos para mejorar su calidad educativa y en este momento que hoy celebramos es sin duda un gran estimulo y recompensa de lo hecho y de lo que aun nos queda por hacer. La Reforma Educacional nos invita a todos a construir el gran desafió que tiene la educación de estar al servicio de las exigencias de la sociedad actual, y aquí el papel de la familia es de vital importancia en este caminar. Si lo vivimos, estaremos fortaleciendo este nuevo proceso educativo que va más allá de las dificultades que se pueden presentar en este nuevo amanecer de la Educación y que está presente ya, en nuestro colegio.

Con logros el Colegio San Diego de Alcalá damos humilde testimonio del espíritu emprendedor e innovador, y el deseo de querer ofrecer a nuestros educandos, docentes y a toda nuestra comunidad educativa lo mejor.

LEASE EN :

 

 

REGLAMENTO  INTERNO Y DE CONVIVENCIA ESCOLAR

 El  Colegio San Diego de Alcalá ubicado en San Francisco N° 70  de la Comuna de Tucapel, localidad   Huépil, pertenece al Obispado de Santa María de Los Ángeles y es administrado por la Fundación Juan XXIII. Es Particular subvencionando tiene un alto índice de vulnerabilidad, con un porcentaje considerable de familias disfuncionales y un nivel socio – económico bajo.

La educación es uno de los retos más importantes para la Iglesia. Lo ha puesto de manifiesto el Papa Francisco y señala lo siguiente: “La Educación es un acto de amor, es dar vida. Y el amor es exigente, pide encontrar los mejores recursos, para despertar la pasión y comenzar un camino con paciencia junto a nuestros estudiantes”.

“No se puede crecer, no se puede educar sin coherencia”, porque la coherencia es un esfuerzo, pero sobre todo es un don y una gracia. Y tenemos que pedirla.

Considerando:

Que «Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados  de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.» (art.1 » Decl. Univ. DD HH).

Que el establecimiento Educacional es el primer espacio público y jerarquizado en que los estudiantes aprenden a socializarse y viven sus primeras experiencias de interrelación   social, fuera de la familia. Para que la sana convivencia sea asumida por toda la Comunidad Educativa es necesario establecer ciertas normas que regulen el comportamiento. En el  quehacer cotidiano surgen diversos conflictos que afectan el clima escolar; el compromiso como colegio es abordarlo dentro de un contexto preventivo y formativo, considerando las diversas problemáticas como oportunidades de aprendizaje.

Que los involucrados asuman responsabilidades individuales, es necesarios utilizar estrategias y técnicas de resolución pacífica de conflictos y medidas reparatorias,  por lo tanto, este reglamento es el vinculo normativo que permite asegurar el cuidado individual y colectivo de cada uno de los miembros de la Comunidad Educativa, permitiendo formalmente expresar el resguardo de los principios inspiradores de nuestro Proyecto Educativo, basado firmemente en el respeto, solidaridad, responsabilidad y cultivando nuestros valores cristianos.

Que la Educación tiene como finalidad contribuir al desarrollo integral de los estudiantes, habilitándolos para la participación responsable en la vida ciudadana y el protagonismo en el desarrollo de su propio proyecto de vida.

 LEASE AQUI:

 

ERICKA OYARZO APABLAZA

DIRECTORA